fbpx
Pisado de uvas para elaboración de vino
Proceso de elaboración del vino
8 mayo, 2020

Proceso de elaboración de la cerveza

Vaso de cerveza artesana en barra

Se desconoce con exactitud el origen de esta bebida no destilada, de sabor amargo y que se elabora con granos de cebada. Los primeros datos conocidos se remontan a la época de los Sumerios, 4.000 años antes de Cristo y hacen referencia a una «bebida fuerte» elaborada con extracto de cebada.

Los 9 pasos para la elaboración de la cerveza

Aunque cada productor de cerveza lleve a cabo sus propias modificaciones para conseguir producciones diferenciadas, con características únicas, el proceso de elaboración de la cerveza consta, en esencia, de dos procedimientos principales: convertir el almidón del cereal en azúcares y llevar a cabo la fermentación alcohólica de los mismos.

1. Malteado

La malta es uno de los elementos principales para la elaboración de la cerveza. Está constituída por semillas de cebada (principalmente, aunque pueden ser de otros cereales) que han germinado hasta alcanzar 2 o 3 cm. Este proceso de germinación se lleva a cabo de forma controlada. Posteriormente se recogen y se pasa a la siguiente fase.

2. Secado

De esta fase va a depender el tipo de malta (y por tanto de cerveza) que se obtendrá. En líneas generales se pasa de más de un 45% de contenido en agua, a no más del 5%. La temperatura y duración del proceso de horneado (secado) es establecida por cada productor y marca la diferencia en el resultado.

3. Molienda

Llega el momento de obtener el «mosto de cerveza». Para ello, es necesario, en primer lugar,  moler el cereal. Durante la molienda, se debe intentar no destruir la cáscara del cereal, mientras que el interior se convierte en harina fina. La cascará servirá posteriormente como lecho filtrante.

4. Maceración

Aquí llega uno de los momentos fundamentales de la elaboración de la cerveza. La malta molida se mezcla con agua a diferentes temperaturas y durante distintos intervalos de tiempo, en función del tipo de cerveza que se quiera elaborar. Después de este proceso, se obtiene un mosto azucarado.

5. Filtrado

Después de la maceración, toca separar el líquido (mosto) de los restos de malta. Estos residuos sólidos se llaman bagazo y suele aprovecharse como alimento para animales, ya que es un producto rico en fibra, proteína y minerales.

6. Cocción

El mosto que hemos obtenido se hierve con dos objetivos: por una parte, para estabilizar y esterilizar el mosto, coagular las proteínas y evaporar aromas poco deseables. Además, es en esta fase cuando se añade el lúpulo que aportará amargor, sabor y aroma a la cerveza. Después el líquido obtenido se somete a una especie de centrifugado.

7. Fermentación

La fermentación, junto con la maceración, es uno de los momentos más importantes en la elaboración de la cerveza. Una vez enfriado y aireado el mosto, toca «sembrar» la levadura. Durante la fermentación, los azúcares se transforman en alcohol, anhídrido carbónico y otros compuestos, que son los responsables de darle a la cerveza determinados aromas y matices.

Grosso modo, podemos diferenciar dos tipos de levaduras: lager y ale. Una vez finalizada la fermentación, las levaduras se depositan en el fondo de los tanques de fermentación de donde deben ser retiradas para que su descomposición no altere el sabor de la cerveza.

8. Maduración

Toca dejar reposar al líquido conseguido. En esta fase, la cerveza es sometida a bajas temperaturas para que los aromas se estabilicen y la tosca bebida conseguida se transforme en esa deliciosa cerveza equilibrada, que vas a saborear.

9. Embotellado

Una vez madurada, la cerveza es filtrada para eliminar los sólidos que puedan haber precipitado y ya está lista para envasar en distintos formatos y ser puesta a disposición de masquevino para que tu solo tengas que preocuparte de abrir y disfrutar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *